Seguimos manteniendo excelentes relaciones con la SALM, y hemos conseguido los objetivos fijados.

Bernard y Gauthier VAN PARYS,

de la tienda de Nanine, cerca de Namur (Bélgica).
¿Qué le ha hecho venir a Schmidt ? Lo que más nos impresionó cuando entramos en contacto por primera vez con el personal de la SALM es, en primer lugar, el buen ambiente general que reina en esta empresa, y en la que uno siente que cada persona está realmente implicada en su profesión. Después, la organización y la seriedad con la que empezamos a trabajar con la marca Schmidt... nunca hubo presiones, siempre se nos escuchó con paciencia y eficacia... y eso se confirma con el tiempo. Estos son, en esencia los principales ingredientes que nos han llevado a colaborar con la marca.

¿Por dónde andan ahora con su proyecto ? ¿Responde su situación a lo que deseaban ustedes ? Hace ahora 3 años y medio que nuestra empresa está en funcionamiento. Seguimos manteniendo excelentes relaciones con la dirección de la SALM, y hemos conseguido los objetivos que nos habíamos fijado. Tenemos nuestra empresa en mano y estamos satisfechos de la relación de socios que mantenemos con nuestro principal proveedor : la SALM. Schmidt ha formado un equipo humano de marketing internacional para estudiar e interiorizar las peculiaridades de los mercados fuera de Francia, y acompañar a los clientes de los principales mercados de este sector. Los efectos ya se están dejando sentir… ¡Eso es Schmidt !